Te contamos la mentira más grande de la industria del cannabis. Y no lo decimos nosotros, lo dice la ciencia

  • por

Si has estado siguiendo nuestro blog, sabrás que la marihuana tiene muchas más sustancias que el THC, que es el componente del cannabis más popular y conocido.

Pero la realidad es que en la industria de la marihuana, cuando se trata de vender cannabis, lo único que importa es el precio de la marihuana y su contenido de THC, y esto no debería ser así.

¿Por qué? Porque esto ha provocado que las plantas de cannabis más potentes, con porcentajes de THC superiores al 25% sean las que dominan la industria. ¿Y qué significa esto? Que llegará un momento en que el cannabis con alto porcentaje de THC se acabará, mientras que las plantas con porcentajes más bajos acabarán desechándose.

Y la razón no es otra que en el mercado, cuanto mayor porcentaje de THC tiene la planta, mayor es su precio, y esto es lo que realmente interesa a los beneficiados. Y el problema es que los consumidores, deseosos de disfrutar del efecto psicotrópico del THC, no tienen problemas en pagar cantidades desorbitadas por unos pocos gramos de hierba.

¿Pero sabes qué ocurre? Que durante años hemos sido engañados, y la calidad de la marihuana no se mide en función de su contenido de THC.

¿Por qué el THC no marca la calidad de la marihuana?

Diferentes estudios han demostrado que comprar marihuana basándose en el THC es como comprar una botella de vino fijándose en la etiqueta, algo que por otro lado, también ocurre mucho en la industria vinícola.

La ciencia ha comprobado que el contenido de THC no afecta a la calidad de la marihuana y tampoco al subidón, que puede ser igual que con una planta de contenido medio.

Experimento sobre la marihuana y su relación con el THC

Un grupo de investigadores de la Universidad de Colorado realizaron un experimento con 121 consumidores de cannabis, de los cuales la mitad consumía concentrados de cannabis con porcentajes muy elevados de THC, y la otra mitad consumía la flor de cannabis.

Ambos grupos de consumidores recibieron cannabis con diferentes porcentajes de THC: flor de cannabis con un 16% o 24% de THC, aceite con 70% o 90% de THC.

Tras el consumo se analizó la sangre de los consumidores, el estado de ánimo, las funciones cognitivas y los niveles de intoxicación, antes, inmediatamente después del consumo y una hora después.

¿El resultado? Que los que consumieron las concentraciones más elevadas de THC tenían unos niveles muy altos, pero el efecto no era superior. De hecho, el efecto de ambos grupos era muy similar, y apenas habían diferencias.

¿Qué significa esto? Que hemos vivido engañados, y que un mayor porcentaje de THC no va a hacer que el subidón sea mayor, ya que hay otros muchos factores que influyen en el efecto que provoca el cannabis. Y el mejor ejemplo es el que hemos puesto antes con el vino.

La razón no es otra que aunque el THC es muy importante, hay otros muchos más cannabinoides como el CBD o los terpenos que influyen en el efecto provocado por el cannabis, y que los consumidores no tienen en cuenta y ni siquiera conocen.

El THC en los comestibles sí influye

La cosa cambia cuando se trata de productos comestibles, y es que en los comestibles el porcentaje de THC sí influye, y mucho.

Si por ejemplo una chocolatina de cannabis tiene 100mg de THC, y otra 20mg, el efecto de la primera será muy superior. Incluso mayor que si te comieras cinco chocolatinas de 20mg.

Conclusión

En definitiva, cuando vayas a comprar marihuana de calidad, no te fijes en el porcentaje de THC, ya que de lo contrario estarás pagando una cantidad excesiva, por una marihuana que no será de mayor calidad.

Fuente: Revista Forbes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *